La cocina es uno de los espacios más complicados de decorar en el hogar puesto que es aquí más que en ningún otro lugar donde tenemos que combinar a la perfección diseño y funcionalidad con el mejor gusto.

En este sentido, la cubierta es una de las superficies más visibles y sin duda también más utilizadas del espacio, por lo que supone un elemento que deberemos tener muy en cuenta a la hora de llevar a cabo la decoración.

Pero, ¿qué sabes acerca de las cubiertas? Si tu conocimiento va poco más allá de su simple uso presta atención al siguiente resumen acerca de los tipos de cubiertas según su material.

Granito: Es el material natural más tradicional que cuenta con la ventaja de requerir pocos cuidados, ser muy resistente y lucir mucho en el espacio. ¿En contra? Su precio.

Mármol: Es muy similar al anterior pero en este caso es sintético y tiene un precio inferior que hizo que se convirtiera en el rey de nuestras cocinas.

Madera: Las maderas nobles suelen ser utilizados para cocinas rústicas. A pesar de su precioso aspecto estético en el espacio la madera es un material poco práctico debido a su sensibilidad frente al agua.

Acero inoxidable: Es una opción moderna y muy decorativa, si bien requiere una limpieza continua a causa de la facilidad que tiene para ensuciarse. ¿A favor? La fácil limpieza, la higiene y el precio.

Estratificado: Es el más barato y el más fácil de limpiar, la opción ideal para muchos. Además, su superficie puede imitar muchos tipos de materiales.

Mármol micro: Es uno de los últimos, una innovadora combinación entre resinas y minerales que además se encuentra a bajos precios.

También puedes conseguir tu encimera en materiales como el roble alistonado, la haya barnizada o las combinaciones de cuarzo, resinas y cristal, vidrio y acero o cristal y madera, por ejemplo.