Las cocinas integrales pueden clasificarse según la distribución que se haga de su espacio. Algunas veces se prioriza el trabajo culinario propiamente dicho, con suficiente lugar para la preparación de alimentos, abundantes armarios y todos los utensilios a mano.

Otras, en cambio, se elige optimizar pequeños espacios complementarios o áreas para comer o trabajar. Estos recursos dependerán en gran medida del tamaño de la cocina y de las necesidades de sus ocupantes.

La Cocina en forma de Pasillo o de Líneas Enfrentadas

Las cocinas en forma de pasillo son ideales para lugares largos y anchos. Se distribuyen áreas en forma paralela en ambas paredes laterales, con un espacio mínimo de pasillo de 1 mt. Siempre es conveniente ubicar sobre una pared la cocina y pileta, y el resto de las áreas en la otra pared. Esta distribución es muy útil en cocinas con puertas en ambos extremos.

Es espacio mínimo de circulación que debe quedar será de 1,20 mts. En este tipo de decoraciones queda muy bien combinar colores, materiales, alturas y profundidades para evitar ambientes.

La Cocina en forma de U

Este tipo de diseño es uno de los más prácticos para distribuir una cocina, generalmente para cocinas amplias, a las que se le puede agregar una isla central o un desayunador. Pero también puede ser muy útil, bien organizado, en una cocina pequeña. La zona de lavado debe quedar, preferentemente, en el lado corto de la U.

La Cocina en forma de Lineal

Las cocinas en forma de línea son ideales para ambientes pequeños, lugares largos y estrechos. Este tipo de cocinas requieren de una buena planificación. Generalmente se colocan los muebles, la cocina, la heladera y la pileta en la misma pared. Si el espacio lo permite se pueden distribuir muebles en la pared de enfrente, con lo que estaríamos teniendo una cocina tipo pasillo.

La Cocina en forma de L

Ideal para habitaciones chicas o cuartos largos y estrechos. Consiste en colocar el área de cocción, los muebles, la pileta, cocina y heladera, en uno de los ángulos utilizando dos paredes en ángulo y dejando las otras libres.

Es una forma práctica de distribuir una cocina, permitiendo un armado correcto del “triángulo de trabajo”.

La Cocina con Isla Central

La isla central aporta a la cocina espacio extra de almacenamiento y trabajo, además de formas alternativas de decoración. Se trata de una superficie de apoyo, como si fuese una mesa, en el centro de la cocina. Las opciones varían desde la simple mesa colocada al centro, hasta mesadas a juego con el resto del mobiliario.